Mensaje Conclusivo del XII Encuentro Regional de Pastoral Juvenil de México – Centroamérica

Muy queridos jóvenes de la Región México – Centro América:
Con la alegría del resucitado, jóvenes delegados, sacerdotes y obispos nos hemos reunido para celebrar el XII Encuentro Regional de Pastoral Juvenil México – Centroamérica, los días que van del 28 de marzo al 2 de abril del 2016 en el Seminario mayor san José en la ciudad de Panamá.
Los Obispos responsables de acompañar la Pastoral Juvenil En esta amada Región, les saludamos en el corazón de Cristo Resucitado, manifestándoles nuestra alegría por el compromiso de fe y esperanza que la Iglesia confiesa por ustedes. Somos conscientes de la importancia de los jóvenes para la misión de la Iglesia de hoy, ustedes son protagonistas en Cristo Jesús para anunciar el Evangelio que salva a los pueblos. En este itinerario misionero, les manifestamos el deseo de ser sus amigos y compañeros, porque estamos convencidos que, solo con jóvenes enamorados de Cristo como ustedes, que se sienten elegidos, amados y enviados, avanzamos con Cristo en la Revitalización de la Misión de la Pastoral Juvenil en todos los rincones de la Región. No ocultamos la felicidad porque Jesús ha conquistado sus corazones y esperamos que a través de ustedes, Él sea recibido en el corazón de todos los jóvenes. Partiendo de este encuentro, queremos recorrer con ustedes el camino de Emaús retornando a Jerusalén, sintiéndonos fascinados y dispuestos a discernir para que juntos imitemos a nuestra Madre María Santísima, modelo para los verdaderos discípulos y misioneros de Jesucristo.
Queridos jóvenes, Los sacerdotes nos dirigimos a ustedes con mucha alegría y esperanza al darnos cuenta lo que ustedes irradian e inyectan a la Iglesia. Les reiteramos nuestra convicción de que son parte importante en la construcción de la civilización del amor. Déjense mirar por Jesús y que ese mirar signifique para sus vidas: entusiasmo, compromiso, alegría, paz y sobre todo misión, que consiste en hacer que otros se dejen mirar por Él, para que juntos manifestemos a los demás que un mundo nuevo es posible. Y que Cristo joven sea el prototipo de sus vidas para arriesgarlo todo por los demás.
Ustedes son un Tesoro para la Iglesia Latinoamericana, nosotros los sacerdotes les amamos, conocemos sus realidades, sus alegrías y sus preocupaciones; sus alegrías nos contagian y sus preocupaciones nos angustian. Nos comprometemos a caminar y luchar con ustedes. Y les invitamos a hacer suyas las palabras de Jesús en Mt 28, 20: “ yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo “...
Muy queridos hermanos y hermanas, los jóvenes delegados de los países que conformamos esta hermosa Región México- Centro América, damos gracias a Dios, pues, en un clima de fraternidad y oración hemos compartido la vida, y, reconociendo las luces y sombras del proceso de revitalización en la región, reafirmamos nuestro compromiso de ir al encuentro de los jóvenes en sus lugares vitales. Como los discípulos de Emaús, nos hemos encontrado con el Maestro a través de su Palabra y la Eucaristía y nos hemos dejado interpelar por Él, reconociendo que la Pastoral Juvenil debe ser nueva en su ardor misionero.
Queremos hacer vida las palabras del Papa Francisco: “Cristo tiene confianza en los jóvenes y les confía el futuro de su propia misión: vayan y hagan discípulos; vayan más allá de las fronteras de lo humanamente posible y construyan un mundo de hermanos y hermanas” este es el desafío en la misión permanente de la Pastoral Juvenil, asumir con la fuerza del Espíritu Santo la pedagogía de Jesús.
Lo que hemos visto y oído eso queremos anunciarles, con las pilas recargadas, regresamos a nuestros países con nuestros corazones ardientes, dispuestos a llevar la alegría del Evangelio. Encomendamos a Santa María la Antigua, Patrona de éstas tierras Panameñas nuestro trabajo y la vida de los jóvenes.

Colaboración:Ligia Elena Matamoros Bonilla.

Última modificación: 21 de abril de 2016 a las 23:13
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.