Enfermero con alma misionera

Niños con alergias, personas con infección urinaria debido a que no están tomando agua, infecciones en los pies por las espinas que se introducen en los dedos a cada paso que dan entre la montaña… cansancio extremo y quemaduras.

Este es el cuadro de los migrantes extra continentales que no cesan en su camino por alcanzar una mejor vida y que ingresan por la frontera sur de Costa Rica.

Fiebre, gripe, tos, y la preocupación de que puedan desarrollar tuberculosis, son parte de las complicaciones que el enfermero Andrey Jesús Rodríguez espera no se den. A la par de ello, pozos de agua y humedad del lugar donde se encuentran en un campo provisional de atención, generan también focos de peligro por dengue o zika.

“Son personas y necesitan ayuda”

Con 29 años de edad, Andrey sacó vacaciones de su trabajo para atender a estas personas, respondiendo al llamado del Evangelio de auxiliar al hermano que lo necesita.

Él trabaja hace seis años en enfermería de la Clínica San Rafael de Heredia, en una comunidad que ya conoce sus gestos de solidaridad con adultos mayores, donde lejos de su trabajo, sigue tendiendo la mano para tratarles en diferentes situaciones, como la atención de úlceras.

Por medio de AfriTica, organización de laicos con carisma comboniano, destinada a apoyar necesidades concretas de África, Andrey pudo conocer a los migrantes en Paso Canoas.

En otras ocasiones ha colaborado con AfriTica, y ahora, en su corazón quedó la intención de seguir ayudando a estos hermanos que como bien dice “son personas y necesitan nuestra ayuda”.

“Si a una persona que viene con una quemadura no se le da seguimiento, no se llega a curar. Por eso, preferí sacar vacaciones para quedarme unos días, dando seguimiento para tratar esta y otras situaciones que presentan”, dijo.

Muchas personas colaboran con este apostolado de Andrey. Él destaca la ayuda de personas de la comunidad, también iglesias no católicas contribuyen con su misión.

Por ese motivo, en los próximos días Andrey volverá a Paso Canoas, y esperar recaudar nuevos fondos para llevar entre otras cosas, sueros, muy necesarios para la recuperación de estas personas. Andrey contesta al teléfono 8423-4824.

Según explica el Padre Fray Alberto Barrios, de la Orden de San Agustín, y quien está a cargo de coordinar la atención a los migrantes en Paso Canoas, el trabajo de Andrey es invaluable, así como el apoyo que recibe de las personas que confían en su don de curar más allá de una profesión. El mismo enfermero se considera misionero.

“Dios ha hecho cosas increíbles en mi vida. Nosotros tenemos que apoyar a estas personas que salen de sus países a causa de guerras, hambre; lo que buscan es recuperar ese valor como seres humanos”, indicó.

Fuente: Semanario Eco Católico
Última modificación: 9 de julio de 2016 a las 14:05
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.