Comentario al Evangelio para el viernes 8 de julio 2016

XIV Ordinario. San Mateo 10, 16-23.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus Apóstoles: Miren que los mando como ovejas entre lobos; por eso, sean sagaces como serpientes y sencillos como palomas. Pero no se fien de la gente, porque los entregarán a los tribunales, los azotarán en las sinagogas y los harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa; así darán testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando los arresten, no se preocupen de lo que van a decir o de cómo lo dirán: en su momento se les sugerirá lo que tienen que decir; no serán ustedes los que hablen, el Espíritu de su Padre hablará por ustedes. Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelaram los hijos contra sus padres, y los matarán. Todos los odiarán por mi nombre: el que persevere hasta el final, se salvará. Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra. Créanme, no terminarán con las ciudades de Israel antes de que vuelva el Hijo del Hombre.

Palabra del Señor.

Defender la vida desde la fidelidad de seguimiento a la propuesta del Reino, implica estar dispuesto a asumir las persecuciones como consecuencia. Las mismas condenas y señalamientos son una oportunidad para mostrar de parte de quien se está. Recordemos en el Evangelio de San Juan, aquellas palabras de Jesús, “Ustedes llorarán y se llenarán de pena mientras que el mundo se gozará” (Jn. 16, 20)

Si somos fieles en la defensa de los valores debemos de confiar en Dios, cuando vengan todas estas persecuciones.

Última modificación: 8 de julio de 2016 a las 11:55
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.