Comentario al evangelio para el viernes 5 de agosto 2016

XVIII del tiempo ordinario. San Mateo 16, 24 – 28.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí, la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si malogra su vida? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del Hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta.
Les aseguro que algunos de los aquí presentes no morirán sin antes haber visto llegar al Hijo del Hombre con majestad.

Palabra del Señor.

Nos encontramos con la llamada de cargar la cruz como modo de identificarnos como discípulos de Jesús.

La Cruz es la expresión más profunda de la solidaridad de Dios, con los crucificados de este mundo. En Jesús Dios mismo, carga con la cruz de muchos hombres, mujeres, niños, enfermos, campesinos, trabajadores en general, migrantes y tantos sectores que sufren dolor y amenaza de muerte. Cargar la Cruz, es asumir el camino de Jesús: la solidaridad.

Última modificación: 5 de agosto de 2016 a las 12:10
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.