Comentario al evangelio para el viernes 17 de junio 2016

X Ordinario. San Mateo 5,27-32.

n aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Han oído el mandamiento «no cometerás adulterio». Pues yo os digo: el que mira a una mujer casada deseándola, ya ha sido adúltero con ella en su interior.

Si tu ojo derecho te hace caer, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro, que ser echado entero en el Abismo. Si tu mano derecha te hace caer, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro, que ir a parar entero al Abismo.

Está mandado: «El que se divorcie de su mujer, que le dé acta de repudio». Pues yo les digo: el que se divorcie de su mujer excepto en caso de prostitución la induce al adulterio, y el que se case con la divorciada comete adulterio.

Palabra de Dios.

Aquí, si bien es cierto el tema es el matrimonio, pero en Jesús se va más allá, aquí el tema es el amor. Amar implica fidelidad, porque se parte del valor de la otra persona, divorciarse significa descartar, porque ya no se necesita, porque no cumple con lo que quiero, el amor, lleva a valorar a la otra persona porque tiene importancia en sí. Por eso no se descarta porque lo que vale es lo que hay en interior del otro.

A la luz de esta Palabra, deberíamos de revisarnos a ver que tan profundo es el amor que llevamos dentro.

Última modificación: 17 de junio de 2016 a las 17:41
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.