Comentario al Evangelio para el jueves 23 de jiunio 2016.

XII Ordinario. San Mateo 7, 21-29.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: No todo el que me dice «Señor, Señor» entrará en el Reino de los Cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo.

Aquel día muchos dirán: Señor, Señor, ¿no hemos profetizado en tu nombre, y en tu nombre echado demonios, y no hemos hecho en tu nombre muchos milagros?

Yo entonces les declararé: Nunca los he conocido. Alejense de mí, malvados. El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron. contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca. El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se hundió totalmente.

Al terminar Jesús este discurso, la gente estaba admirada de su enseñanza, porque les enseñaba con autoridad y no como los letrados.

Palabra del Señor.

Es muy fácil achacarle a Dios las culpas de todas las cosas, era una forma de pensar en una época, que es el antiguo testamento, por eso nos cuesta entender como es que Dios enviaba males a la gente.

Jesús lo que nos propone es que descubramos que somos nosotros los responsables de muchas cosas que ocurren en el mundo, porque no hemos sido fieles a lo que Dios quiere. Las guerras, las tempestades más que situaciones por lamentar, tenemos que leerlas como es que Dios nos está hablando para indicarnos que tenemos que cambiar muchas prácticas y hasta esquemas mentales.

Última modificación: 23 de junio de 2016 a las 11:59
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.