Comentario al Evangelio para el jueves 16 de junio 2016

XI Ordinario. San Mateo 6, 7- 15.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Cuando recen no usen muchas palabras como los paganos, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No sean como ellos, pues su Padre sabe lo que les hace falta antes que se lo pidan.

Ustedes recen así: Padre nuestro del cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy el pan nuestro, perdónanos nuestras ofensas, pues nosotros hemos perdonado a los que nos han ofendido, no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno.

Porque si perdonan a los demás sus culpas, también su Padre del cielo los perdonará a ustedes. Pero si no perdonan a los demás, tampoco su Padre perdonará sus culpas.

Palabra del Señor.

Rezar el Padrenuestro es salirse de la cultura del descarte. Rezar el Padrenuestro es buscar la voluntad de Dios, antes que la propia. Es buscar el Reino de Dios y no el del modelo de desarrollo que descarta y contamina. Rezar el Padrenuestro es vivir la misericordia, más que exigirla de los demás. Rezar el Padrenuestro es abrirnos a la solidaridad, superando el egoísmo y la avaricia. El Padrenuestro responde a la lógica de Dios, que para este mundo sería como lo describió Eduardo Galeano, es para rezarlo Patas pa rriba.

Última modificación: 16 de junio de 2016 a las 11:48
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.